leyendo
Nosotros también escribimos

Microrrelato: Leyre Risco

EL COCOSAC

Un día, los Pequeamigos del MUSAC decidieron ir a dar un paseo por la ciudad. Fueron hasta la orilla del río y jugaron en el parque.

Cuando llegó la hora de irse, un gran cocodrilo salió del agua, pero los Pequeamigos no huyeron, se quedaron allí porque eran muy valientes.

El cocodrilo nos dijo que no nos haría nada, él era bueno. Estaba triste porque todos los niños se asustaban de él.

Los Pequeamigos decidieron llevárselo al MUSAC  y tenerlo como mascota, al cocodrilo le pareció muy buena idea y a partir de entonces los niños ya no volvieron a tenerle miedo. Le pusieron  por nombre COCOSAC.

El cocodrilo se encargaba todos los días de contarles cuentos a los Pequeamigos más pequeños sobre el río, los cocodrilos y los peces. Al cocodrilo le encantaba su trabajo y para agradecerles a los Pequeamigos el haberle ayudado, se quitó un diente y lo puso en el museo como otra obra de arte.

Y desde aquel día el MUSAC recibió muchas más visitas todavía.

FIN

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: